BLOG

Entérate de lo último en el trading

El trading la receta de la prosperidad

El trading la receta de la prosperidad


Con preocupación y desde hace años veo recurrentemente, anuncios publicitarios sobre inversiones milagrosas y recetas mágicas para generar riqueza, desde “telares de la prosperidad”, hasta inversiones casi milagrosas en “una nueva moneda”.

Mi primera reacción frente a los anuncios casi místicos y reveladores, es usualmente una sonrisa burlona. Más las posteriores noticias de oleadas de incautos estafados me entristece, toda vez que confirma muchos de los comportamientos recurrentes y tal vez la dificultad que experimentan muchos seres humanos de aprender de los errores.

La identificación de buenos negocios requiere del desarrollo de destrezas y habilidades, así como de una experiencia relevante en la toma de decisiones. Normalmente las escuelas de negocios pretenden dicha formación, al menos ilustrar en modelos de decisión y herramientas analíticas. Pero incluso pocos graduados de una escuela de negocios logran sortear el dilema que reviste la selección de un vehículo adecuado de inversión, a través de un discernimiento claro sobre las implicaciones y riesgos, así como los potenciales retornos. Y no es ni mucho menos mi pretensión menoscabar la importancia de la educación, mas pretendo ilustrar que no es trabajo fácil, aun contando con un toolbox amplio.


El comportamiento de masas vs el capital inteligente dos pesos pesados

Un elemento que permite comprender la manera como los seres humanos elaboran las decisiones de inversión, se ha descrito en las finanzas como comportamiento de masas, aquel donde alguna persona logra un resultado y este a su vez logra reconocimiento social. Resultado que posteriormente su círculo social busca replicar, logrando en ocasiones una parte del suculento pastel del éxito de aquellos pioneros. Condición que es sucedida por oleadas progresivas y exponenciales de personas buscando probar las mieles del beneficio, sin saber que son conducidos a una oferta exuberante de una masa que vertiginosamente pierde el interés por la mágica inversión y todo el beneficio desaparece de manera súbita.

Los procesos de crecimientos vertiginosos en precios, (burbujas) aupados por la esquizofrenia compradora de oleadas de gente son periódicos y en la economía hay evidencias históricas desde hace más de 4 siglos y no se detienen. Los llamados a ejercer un procesos de “regulación natural” son los gestores de capital inteligente, agentes económicos, formados, que toman decisiones basados en información dura, más que en rumores o recomendaciones.

Un entendimiento profundo de los mercados, permite que algunos agentes elaboran la selección de vehículos de inversión de una manera más estructurada y tomen de tal forma las mejores decisiones, dichos agentes adicionalmente cuentan con capitales suficientes para inyectar una dinámica diferente a los precios y así dictar una ruta correctiva a las oleadas de inversionistas desprevenidos, mal informados y poco formados.

Es entonces el capital inteligente ese faro que debe dictar la dirección del mercado y adaptarse a los flujos atípicos productos de la “vitalización” de algunos activos.


Trading, Capital inteligente de alto nivel

Luchar contra la viralidad ha demostrado ser una pérdida de tiempo, es difícil razonar con respecto a el excesivo movimiento de precios, frente a inversionistas que tan solo están concentrados en la promesa optimista de un ingreso expedito, cuantioso y sin esfuerzo alguno.

El trader entonces debe lograra un nivel de experticia que le permita navegar con audacia los múltiples vaivenes del mercado, aprovechando la viralidad sin apasionamientos. La experticia aquí descrita personalmente la visualizo como una comprensión holística del mercado, exigiendo un conocimiento de las condiciones de la oferta y la demanda, así como de las herramientas, una experiencia amplia-más que tiempo, consciente- y tal vez esa curiosidad insaciable que conduzca al progreso de manera constante.

Tras once años en esta profesión, sigo viendo el gran volumen de personas que pretenden dedicar un par de días al mes a comprender el mercado y salir victoriosos, o aquellos que pretenden leer un par de libros enfrentarse al dragón de 7 cabezas q puede ser el mercado, con más pena que gloria. Quiero sonar lo suficientemente claro, es indispensable como en cualquier profesión, comprender que la experticia cuesta tiempo y porque no dinero. Una escuela de negocios que forme en la toma de decisiones, normalmente toma entre 4 y 5 años para titular y certificar que alguien cuenta con las competencias para trabajar en los negocios. ¿Por qué aún algunos creen y pretenden que sin un esfuerzo considerable la iluminación se manifieste y la magia surja?

MI invitación más sincera a la manada está en moderar sus expectativas, dejar de poner sobre sus cabezas presiones innecesarias, y bastante nocivas. El trading es una profesión de alto desempeño, requiere como cualquier profesión formación, dedicación y experiencia. Además de una curiosidad incontenible que lo lleve por una senda de crecimiento constante. En sus compañeros y profesores tienen la vocación y disposición para aprender día a día, para reflexionar de manera crítica frente al quehacer del trader.

Mi invitación a quienes buscan en qué invertir, es que consideren sus áreas de experticia como la primera opción, pues tras 11 años de trabajar en el sector de inversiones mi gran conclusión es que no hay un vehículo de inversión predominante y creciente constantemente. Como todos los negocios existen ciclos, y aquellos que conocen con profundidad algún sector, son quienes logran generar los mejores rendimientos. Olvídense del poder mágico de aquellas inversiones que prometen rendimientos excepcionales ofertados por personas sin fundamentación y en sectores que pocas veces comprendemos. que al final serán una estafa.

Dudo que el mundo sea un camino de sufrimiento, pero tampoco creo en la existencia de caminos abreviados para el éxito, el proceso de ser trader es un gran reto, es demandante y jamás podremos decir que es fácil, pero es una profesión que hace que cada segundo valga la pena.


Discusión
12 comments